1.- 05/11

2.- -18/habitación

Fotografía instantánea
5.5 x 8.5cm

2018

Óscar Cortés


Los cartuchos de películas instantáneas aparecieron por primera vez en 1947 y fue una completa revolución, no por la calidad como por las posibilidades que se generaban, artistas como Andy Warhol  hicieron de las cámaras instantáneas parte fundamental de su proceso creativo.

En Octubre de 2010 se lanza para productos Apple, Instagram, una red social inspirada en las fotografías instantáneas de Kodak y Polaroid; fue desde que salió un gran éxito, un año después The Vaccines estaría haciendo un video musical totalmente producido por la plataforma y dos años más tarde es lanzada para productos Android, lo que genera el boom definitivo de su éxito.

Hoy en día en la red social mencionada se pueden ver montones de fotografías tomadas a fotos instantáneas, una especie que cobró terreno en las grandes ciudades de Japón a inicios de la segunda década del siglo en curso y que supone, según la pagina de Fujifilm “[…]una nueva cultura en la era de las redes sociales”.

Hay un constante intento por recuperar lo que antaño fue, la nostalgia es un impulsor bastante fructífero. Pero lo interesante aquí no es el hecho de recuperar, tanto como las formas que se recuperan, lo que a mí me interesa en esta investigación visual es la imagen, el intento de recuperar la estética de una “memoria” que pudo ser en otro tiempo, Polaroid y Kodak lo hacen como un proceso de evolución tecnológica y que en su momento revoluciona, pero los filtros, el formato de Instagram y la documentación del día a día, así como el relanzamiento de las Instax de Fujifilm después de haberse fracturado el negocio de las fotos instantáneas no son decisiones al azar, sino un estudio profundo de las prácticas culturales.


Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons Atribución-NoComercial-Compartir Igual 4.0 Internacional.